15 enero 2009, 17:19

LECCIONES DEL CONFLICTO CON UCRANIA

    El conflicto del gas con Ucrania ha vuelto a confirmar la necesidad de la diversificación de las rutas para su exportación. Es indispensable reducir el grado de riesgo al momento del paso de los agentes energéticos a través de los países de tránsito, subrayó el vicepresidente de Gasprom, Alexander Medvedev. Dos nuevos gasoductos, Torrente Norte y Torrente Sur resolverán el problema de los suministros estables de gas a los consumidores europeos, destacaba el dirigente en entrevista para nuestra emisora.
Las exportaciones de gas a los clientes europeos no pueden ni deben depender de factores políticos, técnicos o de otra naturaleza en el país de tránsito. Este es el axioma. Pues bien, cuando hablamos del tránsito a través de Ucrania, hace ya varios años que viene observándose la desaparición misteriosa de decenas de millones, e incluso de miles de millones de metros cúbicos de gas ruso destinado a Europa. Y ahora, la situación del transporte del gas ruso a través de Ucrania, no obstante los esfuerzos de Gasprom, puede definirse de atolladero con el tránsito. Pues, Rusia ha reanudado los suministros, mientras que Ucrania bloquea el paso, remitiéndose a distintas causas técnicas. Y las consecuencias las pagan los consumidores europeos. El vicepresidente de Gasprom, Alexander Medvedev lo explica así:

-Enfrentamos ya un riesgo inmanejable, no solo sobre la base de las relaciones bilaterales, sino también de las relaciones multilaterales, cuando junto con los socios de la UE tratamos de enrielar por el buen camino a los países de tránsito del gas. Ahora bien, mientras mas pronto materialicemos proyectos como Torrente Norte y Torrente Sur menos riesgos tendremos en el futuro.
Es probable que el escándalo del gas con Ucrania acelere los trabajos en el proyecto del gasoducto “Torrente Sur”, debido a que los países balcánicos de la región están sufriendo mas que otros el desabastecimiento de gas. Y no es casual que el primer ministro Vladimir Putin, durante su visita del martes a Gasprom subrayara que Rusia se propone, en primer lugar, abastecer de gas a los países balcánicos y a Eslovaquia. Ese gasoducto pasará por el lecho del Mar Negro desde el litoral ruso hasta el búlgaro. Y de ahí el gas llegará a varios países del Sur y Sureste de Europa.


Sin duda que, después del conflicto del gas con Ucrania, va a crecer entre los europeos el número de los partidarios del gasoducto Torrente Norte, de una extensión de mas de mil kilómetros. Este será tendido por el lecho del Mar Báltico desde Rusia a Alemania, a través de las zonas económicas especiales rusa, finlandesa, sueca, danesa y germana. La potencia de las dos líneas será de 55 mil millones de metros cúbicos al año de gas, y consumidores suyos podrían ser países tales como Alemania, Dinamarca, Países Bajos, Bélgica, Gran Bretaña, Francia.

  •  
    ya participar en el